bandera australia

5 claves para hacer negocios en Australia

Consolidada como la decimosegunda potencia económica mundial, Australia lleva 24 años de crecimiento continuo y ocupa la 8ª posición en el ranking mundial de países más atractivos para la IED, según el informe de A.T. Kearney 2014 sobre el Índice de Confianza para la Inversión Extranjera.

Y es que Australia es un país que ofrece grandes oportunidades de negocio a las empresas españolas que quieran ir a las Antípodas, pues según The Economist Intelligence Unit el PIB de Australia crecerá en 2016 un 3% ligeramente superior a la previsión del 2,7% para 2015. Además, Australia se configura como un mercado estratégico muy interesante tanto desde el punto de vista de mercado interno para la promoción de productos españoles, como desde el punto de vista de plataforma para acceder a la zona Asia Pacífico.

“AUSTRALIA SE CONFIGURA COMO COMO UN MERCADO CON UN ALTO PODER DE COMPRA, CON UN CONSUMIDOR EDUCADO Y EXIGENTE, Y MUY ABIERTO A PRODUCTOS EXTRANJEROS”

Para ayudar a las empresas españolas interesadas en acceder al mercado australiano Gedeth Network ha elaborado cinco claves para hacer negocios con éxito:

1) CONOCER EL MERCADO. El mercado australiano se caracteriza por su alto poder de compra, con un consumidor educado y exigente, y muy abierto a productos extranjeros. La gran distancia que lo separa de España es un coste importante que las empresas deben tener en cuenta, pero también tienen que analizar sus beneficios: poder adquisitivo, estabilidad, seguridad jurídica, una logística asequible o la escasa competencia, por el momento, de otras empresas españolas.

2) APROVECHAR EL SABOR GOURMET ESPAÑOL. Australia tiene una escena culinaria muy activa y abierta a nuevas ofertas fruto de una población multicultural que ha inspirado una fusión de sabores originales y proporcionado algunos de los mejores chefs del mundo con gusto por los productos frescos y una demanda para consumo de productos gourmet. El prestigio culinario de España entre el público australiano cada vez es mayor, en buena medida gracias a la presencia de restaurantes y de jóvenes chefs españoles en el país –algunos incluso en televisión– que han revolucionado la visión que en ese país se tenía de la gastronomía española. Además, la presencia y profesionalización de la distribución de alimentos españoles aumenta a ritmo constante –con ejemplos destacados como Typical Spanish, ubicada en Sídney y dedicada al catering–, abriendo una importante oportunidad para los productores españoles que quieran poner un pie en el otro extremo del mundo.

3) POTENCIAR LA INNOVACIÓN. Condicionada por el precio de mano de obra más barato de los países asiáticos y por la limitación del mercado nacional, la industria australiana pasa por un periodo de agotamiento que abre interesantes oportunidades para empresas innovadoras españolas exportadoras de maquinaria, tecnología y bienes de equipo orientados a la optimización del proceso productivo.

4) TENER EN CUENTA LAS DISTANCIAS. Australia se trata de un mercado condicionado por las distancias, tanto para poner el llevar el producto allí como para luego distribuirlo y que las restricciones de entrada son fuertes al inicio pero no insuperables. De hecho, el país austral viene desarrollando un proceso de reducción unilateral de sus aranceles en los últimos años, aunque aún siguen imponiendo tipos impositivos altos en determinados productos.

5) PENSAR EN SALTAR A ASIA. Uno de los grandes atractivos del país es su condición de puerta de entrada al mercado Asia Pacífico a través de sus tratados de libre comercio y redes comerciales. El continente asiático sigue siendo el principal destinatario de las exportaciones totales de Australia, siendo China el principal cliente (36%), seguido en importancia por Japón (17,9%) y Corea del Sur (7,5%).

En resumen, “Australia merece la pena para las empresas“, asegura Millán que recomienda valorar la inversión necesaria para conseguir ventas tan lejos de España y optimizar los viajes para contactar con los distribuidores de mayor potencial como medidas para que cualquier empresa española, sin importar su tamaño, pueda rentabilizar su inversión en un mercado que aún estamos muy lejos de haber explorado al completo.

Leer más noticias en el último número de la revista EyE.

Compartir

Sin comentarios

Comenta