Claves para poner remedio a la falta de comunicación en el entorno laboral

En ocasiones realizamos un esquema reduccionista de lo que implica trabajar y lo asociamos –únicamente– a la realización eficaz de una tarea, cumpliendo las expectativas numéricas y, por tanto, atendiendo a objetivos.

Aunque esa asociación es correcta, también es incompleta, ya que para llegar a ese objetivo es necesario hacer una utilización emocionalmente inteligente de los medios que tenemos a nuestro alcance, como la comunicación, tan poco atendida y tan necesaria para crear un equipo con confianza, sentimiento de identidad y pertenencia y, a la postre, productivo.

¿Cómo podemos poner coto a la falta de comunicación en nuestro entorno laboral?

  1. Prepara el “escenario” comunicativo en función del mensaje a transmitir. Si, por ejemplo, crees que la información a transmitir puede herir sensibilidades, opta por el one to one en lugar de una reunión con todos los miembros del equipo. Estos pequeños detalles marcan la diferencia, igual que la elección de una estancia sin ruidos o un horario adecuado en el que sepas que podrás estar disponible sin distracciones o con la preocupación de dejar otros asuntos sin atender.
  1. ¿Sabes realmente lo que quieres decir y cómo hacerlo? Además de tener presente el mensaje central que debe articular la conversación y que no debe perderse entre disquisiciones es relevante preparar el cómo, un aspecto en el que la convicción y la claridad de ideas juega un papel fundamental para transmitir a tu interlocutor una imagen de solvencia.
  1. Practica la asertividad. A nadie le resulta agradable hacer una crítica a un compañero o dar una llamada de atención a un miembro del equipo pero, en ocasiones, para avanzar es necesario hacerlo. Para ello explica qué sientes, qué percibes, qué te gustaría modificar o potenciar con serenidad, de forma clara y directa.
  1. Tu lenguaje corporal también transmite. Y mucho, cerca del 90% de lo que se comunica es de forma gestual. Mirar a los ojos o tener la mirada huidiza, adoptar gestos barrera como cruzarse de brazos, morderse las uñas o tamborilear con los dedos son todos ellos mensajes que ofrecen información adicional connotativa.

ACERCA DE JAVIER GONZÁLEZ, CEO DEL INSTITUTO SUPERIOR MAGNA COACHING, WWW.MAGNACOACHING.COM

Con más de 15 años de sólida trayectoria profesional en el ámbito multinacional (Unilever), Javier González, el emprendedor del Coaching y el coach de los emprendedores, aúna su conocimiento profesional en la gestión y formación de los recursos humanos con una base académica en coaching, por TIC The Institute of Coaching The Washington Quality y un Máster en Coaching, Personal, Ejecutivo y Empresarial (Formaselect).  Actualmente combina la actividad profesional de CEO y coach en Magna Coaching y la docencia como profesor en el EOI, Escuela de Organización Industrial, y en Aliter, Escuela Internacional de Negocio, entre otros.

Compartir