LOS 5 PUNTOS PARA CONVERTIR A LOS INTERNAUTAS EN CONSUMIDORES

Los expertos de The Valley Digital Business School consideran fundamental para conseguir nuevos clientes desarrollar técnicas como: un diseño web adecuado, adaptación a los diferentes dispositivos, prestar atención a la opinión en red o utilizar recursos multimedia

El mundo digital ha cambiado el entramado empresarial, la manera de vender, comunicar, informar y, sobre todo, de interactuar. 2016 será el año de la madurez online y es ahí donde toda empresa debe estar para lograr resultados óptimos y no desaparecer en el actual darwinismo digital.
Las marcas son ahora capaces de llegar a millones de usuarios con comunicaciones personalizadas y bidireccionales, sin importar el tamaño que tenga la empresa. Internet permite a las firmas mantener su negocio abierto durante las 24 horas del día, los 7 días a la semana, publicitarse a un menor coste o cuantificar de forma más fácil y efectiva la inversión en campañas de promoción.
Pero el reto no ha cambiado. ¿Cómo se puede convertir a los internautas en potenciales consumidores? Ante este panorama, los expertos de The Valley Digital Business School, escuela de negocios especializada en el sector digital, han diseñado cinco puntos para atraer y aumentar la cartera de clientes a través de las nuevas tecnologías:

  • Desarrollar campañas para los consumidores, ahora también “prosumidores”. El consumidor es ahora también “prosumidor” (generador de contenidos) y conocer lo que dice sobre la empresa por Internet también ayudará a detectar errores y responder de forma certera. Conviene interactuar con él y preguntarle qué opina. Incluso, podría ser beneficioso diseñar campañas centradas específicamente en aquellos perfiles más profesionales, como son los llamados “influencers”.
  • Crear un diseño web moderno, actual y funcional. Los internautas son más proclives a realizar adquisiciones en aquellos sitios con un diseño profesional; no sólo atractivo, sino que cumpla también sus necesidades básicas: estructura previsible, actualización constante, buscador interno, claridad y calidad de contenido, imágenes y vídeos de apoyo, información sobre la empresa, apartado de contacto, etc. Además, gracias a las herramientas de analítica web se mejorarán las conversiones al detectar errores de usabilidad.
  • Dar protagonismo al marketing de contenidos. El arte de publicar contenidos de calidad y distribuirlos gratuitamente se realiza con la doble idea de fidelizar a clientes actuales y conseguir otros nuevos. Además, aporta valor a la empresa y no es intrusivo (como los tradicionales anuncios de TV o radio). Por ello, conocer cómo es el público al que vamos a dirigirnos es imprescindible. En 2016 se van a multiplicar las herramientas que se encarguen de detectar aspectos como compras anteriores, campañas vistas, emails abiertos, apps descargadas, etc. para que las empresas ofrezcan al cliente un contenido personalizado y de calidad.
  • Buscar soluciones para todos los dispositivos. Las empresas deben tener en cuenta los nuevos formatos de acceso a internet y adaptar las comunicaciones a los mismos. Buscar soluciones para todos los dispositivos y dar acceso al cliente por todas las vías posibles es algo vital. Contar con un diseño “responsive” es, por lo tanto, una prioridad.
  • Utilizar recursos multimedia. Para tener una participación efectiva en las redes sociales, es importante utilizar el multimedia viral (videos, motion graphics, imágenes o infografías que permitan la viralización de información), publicar en blogs corporativos y externos de gran posicionamiento y segmentación y escribir una newsletter. Esto nos ayudará, además, a mejorar el posicionamiento en buscadores y a atraer tráfico a la web corporativa.

Para los expertos de The Valley Digital Business School es importante que los profesionales de las compañías comprendan que es vital entender y afrontar los aspectos más relevantes de la Transformación Digital y de la Innovación: Cómo afectan las nuevas tecnologías a la empresa, cómo usarlas para obtener una ventaja competitiva y, sobre todo, cómo utilizarlas para conseguir más consumidores.

Compartir