Smart offices: Tecnología en las Pymes

OFICINA INTELIGENTE: el salto a la tecnología en las pymes

El tejido empresarial español está compuesto en su gran mayoría por pequeñas y medianas empresas. Estas son las organizaciones que constituyen nuestro auténtico motor económico.

Hoy en días las pymes se enfrentan a grandes retos para poder competir, desarrollarse como organización y adaptarse a los continuos cambios del mercado para lo que la tecnología supone un factor fundamental. Afortunadamente las pymes, debido a su menor tamaño, tienen una ventaja para asumir los cambios tecnológicos gestionando los cambios de una forma ágil y rápida. Sin embargo, como contrapunto, es habitual que a veces su escaso presupuesto les dificulte acceder a la última tecnología. Por esto, es recomendable apostar por inversiones en aquella tecnología que no suponga destinar gran cantidad de recursos económicos y que por el contrario sí aporte un cambio sustancial en cuanto a competitividad y productividad. La inteligencia aplicada a la gestión de la información puede suponer ese primer salto a la tecnología en una pyme. Es frecuente que el manejo de la información con métodos tradicionales suponga a la empresa consumir recursos de forma muy ineficiente perdiendo información. La digitalización de los procesos documentales permite extraer datos de documentos físicos, convertirlos en información y abrir nuevos cauces en los procesos de toma de decisiones empresariales.
La inversión para convertir una oficina jurásica en una Smart office supone un importante ahorro por la reducción de costes operativos mediante la implantación de soluciones digitales. Smart Office Centre de KYOCERA pretende ahorrar tiempo y recursos a las pymes. Esta nueva herramienta inteligente permite adoptar metodologías simples y de alto impacto en los procesos y en los costos de operación de la empresa. Cualquier organización podrá ahorrarse hasta una hora al día por trabajador y ahorrar tiempo y consumo, de los recursos que son indispensables como papel, energía…

Continúa leyendo.

Compartir