El trabajo flexible, asignatura pendiente en España - Emplea y EmprendeEmplea y Emprende

El trabajo flexible, asignatura pendiente en España

A pesar de estar a la cabeza de Europa en soluciones TI que permiten la flexibilidad laboral, solo el 13% de los empleados accede realmente a esta modalidad

España suspende en flexibilidad laboral. Esa es una de las principales conclusiones que se extraen del estudio “El trabajador del futuro: Evolución del puesto de trabajo en la era de la transformación digital”, presentado por Cornerstone OnDemand, proveedor de software para la gestión del talento, y la consultora IDC.

Y es que pese a que nuestro país es uno de los que más nivel de satisfacción entre los empleados muestra con respecto a las empresas en las que trabajan, también es cierto que es uno de los países con la menor penetración de la flexibilidad laboral y mayor visión conservadora de los Recursos Humanos.

El estudio, presentado por Cornerstone OnDemand e IDC, pone de manifiesto cómo la transformación digital está cambiando no sólo en la cultura corporativa o en la tecnología presente en las empresas sino también en los procesos de trabajo de los propios empleados.

Así, la transformación digital está provocando importantes cambios tanto en la gestión de Recursos Humanos, que ve cómo sus procesos tradicionales tienden a la digitalización y el modelo de autoservicio, como en los propios empleados que cada vez solicitan más contar con entornos de colaboración flexibles, con acceso a tecnologías de consumo.

Una evolución en la que España destaca como el país europeo que presenta mayores retos que afrontar en la gestión de Recursos Humanos.

El gran desafío de los Recursos Humanos en España

El trabajo flexible es uno de los aspectos analizados por Cornerstone OnDemand e IDC en este estudio, ya que es uno de los factores que “tiene un impacto directo en la lealtad del empleado a la empresa y la llamada felicidad laboral”, explica Marta Muñoz, directora de Operaciones de IDC.

Una práctica que en España podría calificarse de anecdótica, pese a ser uno de los países europeos que cuenta con más sistemas de TI habilitados para dispositivos táctiles (69%), mesas de trabajo flexible (63%), iniciativas de Bring-Your-Own-Device (63%), espacios de trabajo abierto (83%) y posibilidad de recibir formación para el manejo de herramientas TI (87%).

Lo muestra el estudio al señalar cómo, pese a que un 65% de los encuestados afirma que el trabajo flexible sí está permitido en su empresas, únicamente el 13% trabaja realmente más del 50% de su jornada laboral desde casa.

En esta línea, además, el estudio revela que son muchas las empresas españolas que obtienen una baja puntuación en aspectos esenciales para la flexibilidad laboral como la aceptación del trabajo desde el hogar (68%), la aceptación de la movilidad de los empleados internos (86%) y el soporte de TI en remoto (76%).

“El trabajo flexible sigue siendo una asignatura pendiente en España; existe la teoría pero no la práctica y eso se debe a que los propios directivos no apoyan esta flexibilidad, porque no creen que tenga valor (un 31%)”, afirma la directora de Operaciones de IDC.

El reto: convertir los Recursos Humanos en un área estratégica

El trabajo colaborativo es otro de los aspectos destacados por “El trabajador del futuro: Evolución del puesto de trabajo en la era de la transformación digital” y una práctica considerada de gran importancia por las organizaciones españolas: una clara mayoría de los encuestados espera que el empleado asuma nuevas responsabilidades (80%), colabore (80%) y sea bueno en colaboración (80%).

No obstante, estos datos pierden fuerza al analizar los sistemas utilizados para hacer posible la colaboración entre empleados ya que la mayor parte de las empresas españolas sigue utilizando un enfoque basado en altos niveles de documentación sin automatizar.

El estudio revela además cómo en nuestro país existe una visión conservadora de los Recursos Humanos respecto al resto de Europa valorándose aún como las tareas más importantes de esta área las más tradicionales: la administración de los empleados (40%), el procesamiento de nóminas (31%) y el reclutamiento (31%).

Un enfoque conservador que, sin embargo, se encuentra en una profunda revisión. Así, de acuerdo con los encuestados, áreas como la provisión de mejores herramientas de autoservicio para directivos y empleados así como la previsión de falta de capacidades, riesgos de sucesión y retención, y de compensación son esenciales en un futuro muy cercano, en el que los Recursos Humanos tengan un papel más estratégico y analítico.

Lee el reportaje completo AQUI

Compartir