“My Quijote”

Por Chema San Segundo, Think Maker. INNOBACION

¡Qué bueno! El título parece sacado de una estupenda publicación de management. Al llevar una parte en ingles ya parece más interesante que El Quijote. De hecho, si vemos un enunciado con “El Quijote” no lo vamos a mirar porque nos parece algo literario y de sobra conocido, pero si vemos algo con una palabra en inglés…ya parece más interesante.

Estamos muy acostumbrados a comprar, utilizar y valorar métodos y técnicas que provienen del mundo angloparlante. Es verdad que el volumen de publicaciones, investigación y autores es desbordante. Aún así tengo que decir que tenemos una importante tendencia a olvidar lo nuestro, lo que tenemos cerca y lo que está delante de nuestros ojos.

A veces es necesario repetir muchas veces una cosa para recordarla. Otras, de tanto repetir y repetir olvidamos lo que estamos diciendo. Una de las palabras más insistentes del castellano es Quijote y, realmente, hemos olvidado su significado y hasta es muy probable que nunca le hayamos conocido totalmente.

La magnitud del fenómeno, su repercusión internacional, la grandeza de su tamaño, las toneladas de páginas y páginas, conferencias, congresos, eventos, artículos y tesis han conseguido sepultar al Quijote bien sepultado en los anaqueles literarios.

Milagrosamente, estos tiempos ajetreados y dinámicos necesitan referentes, necesitan ejemplos, necesitan arquetipos, necesitan instrucciones y necesitan inspiración fresca. Estos tiempos necesitan resucitarlo…de otro modo. Si fue enterrado por la literatura que tanto luchó por ceñir su existencia a un territorio acotado –el literario- hoy revive con otro alcance y se eleva al tamaño real que le corresponde como Maestro de Innovación y, más concretamente, como Maestro de Innovación Disruptiva.

Ante tantos Malandrinos y Mambrinos que hablan y cacarean y se les llena la boca sin contenido para lanzar a los cuatro vientos pequeñísimas porciones de originalidad y provocación, Quijote se yergue de forma natural como un monumento magistral de lo disruptivo, de lo inesperado, de lo provocador, de lo lateral y de lo divergente. Y contiene tantos ingredientes de primera calidad que es un ejemplo completo de cómo instaurar todo ello en nuestras vidas, en nuestras empresas, en nuestros cerebros y en nuestras organizaciones tan ajadas, tan manidas, tan aburridas y tan previsibles casi siempre.

La trayectoria del hidalgo constituye un ejemplo completo de las fases que se producen cuando un emprendedor o una persona inquieta se lanza a desplegar su sueño. Sustituye la palabra “Mancha” por la más moderna “Start Up” y comprobarás en qué se convierte. Recoge, paso a paso, los preparativos necesarios y las técnicas disruptivas con que enfrentarse a la realidad de un modo nuevo y sorprendente. Y, sobre todo, recoge el modo de tolerar y recuperarse de los sinsabores de la jornada, de las decepciones, de los golpes y palos inevitables en toda empresa.

Quijote es una CÁTEDRA DE INNOVACIÓN DISRUPTIVA Y DE SUPERACIÓN VITAL. Nos indica cómo desafiar la normalidad, cómo atacar a la realidad desde un ángulo nuevo, husmear en otros rincones, alterar la realidad, buscarle las vueltas, mirar lo que nadie ve y apuntar hacia una realidad posible, alternativa y paralela. Y soportar todo con fe inquebrantable.

Tenemos a nuestro lado un maestro para romper los límites. Quijote nos empuja a la acción y a salir a mar abierto- a Mancha Abierta-  nos dice cómo prepararnos y, sobre todo, cómo soportar los embates, varapalos y fracasos, cómo poner el foco de una forma diferente para generar ideas e iniciativas fuera de lo común.

Es un ejemplo de acción, de ideación, de resolución genial de problemas y de recuperación o resiliencia. Es una enciclopedia imprescindible para los que quieran crear a lo grande. Esta es la esencia del maestro: nos sitúa fuera de lo común en un pispás, nos saca de la normalidad y de la vida repetida, acomodada y estéril. Nos lanza al camino a empellones.

Así que, en estos momentos, en que a todo el mundo se le llena la boca hablando de ideas avanzadas, de cómo abordar la innovación para estos tiempos de cambio acelerado, tenemos en el suelo patrio un ejemplo permanente, con varios siglos de antigüedad, de cómo es posible hacer las cosas.

Ahora que nadie tiene una receta, este personaje apaleado hasta la saciedad y ocultado en los libros de bachiller, tiene algo que decir.

Ahora que todos parecen contar con experiencias admirables, tenemos a nuestro lado a un humilde servidor, forjado en mil caminos y en mil iniciativas, para que nos sirva de espejo y de referencia.

Cuando quieras despertar tu imaginación, por favor, lee un capítulo de esta magna obra. Seguro que te sugiere algo. Y, además, pondrá una sonrisa en tus labios. Porque la esencia de la genialidad hispana ha sido y es la chispa sagrada del humor.

Si nuestro bachiller manchego hubiese nacido en Nueva York hubiésemos desayunado, comido y cenado con sus magníficas aventuras y ocurrencias.

Aprovechando el IV Centenario Cervantes, date una oportunidad para disfrutar.

Si quieres que te resulte más chic y atractivo, añádele algo que suene a internacional: ¡My!

 

Compartir